24 de mayo de 2006

SOLEDAD COMPARTIDA


Recordando el dibujo de multitudes (algo más abajo de este post), he probado de trabajarlo en grande y con el pastel.
Espero que no haya perdido el significado, la sensación que pretendía transmitir con mi primera lámina.

Y bueno... seguiré garabateando! A ver que sale!

Pronto empezaré con el acrílico...

6 comentarios:

  1. Llevo un buen rato comparándolos para decidirme y definitivamente me quedo con éste último...esa espiral en su cabeza me hace pensar que los que te rodean en esa soledad también tienen vida interior, que van con sus prisas empujándoles los talones y con los miedos bajo el brazo...
    Me gusta mucho, dulce Liliana.
    Un beso gigante.

    ResponderEliminar
  2. Tranquila, no ha perdido la esencia. Es más, a mí también me gusta más este que el anterior. Y no precisamente porque el anteriro fuese malo...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta entrega, excelente. La espiral es uno de mis símbolos recurrentes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Me parece un interesante dibujo que refleja ese sentimiento que muchas veces nos atemoriza, pero que otras simplemente nos acompaña... la soledad
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. me encanta este dibujo, es metafisica pura. felicidades

    ResponderEliminar
  6. Eres Magritte mujer mejorado...
    y esto me recuerda a unas palabras de hace mucho, mucho, mucho tiempo:


    -¿Por qué hay tantos? ¿De donde han salido? ¿Y tu quien eres?
    -No han salido de ninguna parte, siempre han estado allí. Siempre han caminado por la calle, maletín, chaqueta negra, bombín y paraguas. Yo siempre los he visto hacer así.
    -¿Porque nunca antes los había visto? ¿Por qué no tienen rostro? ¿Que ha sido de la ciudad?-
    -Nunca los viste, nunca viste mas que gente, nunca te pareció anormal... mientras eras uno como ellos: maletín-chaqueta negra, sin rostro, sin expresión, sin opinión, sin historia. Nadie. [...] Ahora has despertado, ahora es diferente.

    ResponderEliminar