5 de noviembre de 2005

REINA DE LAS NIEVES


Esta vez no escribiré yo... haré un pequeño homenaje a la fantasía que rodeó mi infancia y cederé la palabra al maestro Andersen:
"En invierno, aquel placer se interrumpía. Con frecuencia, las ventanas estaban completamente heladas. Entonces los chiquillos calentaban a la estufa monedas de cobre, y, aplicándolas contra el hielo que cubría al cristal, despejaban en él una mirilla, detrás de la cual asomaba un ojo cariñoso y dulce, uno en cada ventana; eran los del niño y de la niña; él se llamaba Carlos, y ella, Margarita. En verano era fácil pasar de un salto a la casa del otro, pero en invierno había que bajar y subir muchas escaleras, y además nevaba copiosamente en la calle. Es un enjambre de abejas blancas - decía la abuela, que era muy viejecita.

-¿Tienen también una reina? -preguntó un día el chiquillo, pues sabía que las abejas de verdad la tienen.

-¡Claro que sí! -respondió la abuela-. Vuela en el centro del enjambre, con las más grandes, y nunca se posa en el suelo, sino que se vuelve volando a la negra nube. Algunas noches de invierno vuela por las calles de la ciudad y mira al interior de las ventanas, y entonces éstas se hielan de una manera extraña, cubriéndose como de flores.

-¡Sí, ya lo he visto! -exclamaron los niños a dúo; y entonces supieron que aquello era verdad.

-¿Y podría entrar aquí la reina de las nieves? -preguntó la muchachita.

-Déjala que entre -dijo el pequeño-. La pondré sobre la estufa y se derretirá.

Pero la abuela le acarició el cabello y se puso a contar otras historias.

Aquella noche, estando Carlitos en su casa medio desnudo, se subió a la silla que había junto a la ventana y miró por el agujerito. Fuera caían algunos copos de nieve, y uno de ellos, el mayor, se posó sobre el borde de uno de los cajones de flores; fue creciendo y creciendo, y se transformó, finalmente, en una doncella vestida con un exquisito velo blanco hecho como de millones de copos en forma de estrella. Era hermosa y distinguida, pero de hielo, de un hielo cegador y centelleante, y, sin embargo, estaba viva; sus ojos brillaban como límpidas estrellas, pero no había paz y reposo en ellos. Hizo un gesto con la cabeza y una seña con la mano. El niño, asustado, saltó al suelo de un brinco; en aquel momento pareció como si delante de la ventana pasara volando un gran pájaro. Fue una sensación casi real. "

2 comentarios:

  1. Muy buenas Lili soy xiket lo prometido es deuda :P ahora k tenia tiempo he leido lo k dices... y sigo pensando lo mismo, es una pasada el poder de explikacion k tienes con los dibujos (igual que escribiendo). Lo mejor es que seas lo valiente para exponerlo pq en estos dibujos te expones tu y tus vivencias un 10 a los dibujos, otro a las historias y un 100 a ti y tu filosofia de vida. (cuando se habla con los dibujos... la tecnica poco importa) Felicidades

    ResponderEliminar
  2. hola, liliana, me encantam la expression de tus dibujos,la representacion de la reina de las nieves es muy familiar com la reina del mar del Brasil( Yemanja )
    besos
    andre

    ResponderEliminar