26 de diciembre de 2015

TELARAÑAS

Telarañas
15cm x 20cm 

Ahí estamos, tratando de "desempallegar-nos" (quitarnos) todos aquellos restos, dolores y telarañas cortantes como acero que raspan la piel y el corazón. Así queremos entrar en el nuevo capítulo: Limpios. Como agua fresca y helada, sin impurezas, adaptable a la vida, lista para consumo. 

Feliz Nada. Sólo Feliz, o ni siquiera eso. Esa palabra está ya tan gastada como los calcetines de un trotamundos. No... Feliz Nada. Os deseo suerte en el camino, de aquella suerte que no es tan suerte, si no el fruto de decisiones valientes, la suerte cargada de injerencias personales, absolutamente incididas por las agallas de pelear contra uno mismo. 

Este año se ha desbordado de desequilibrios, de días no vividos. Concretamente yo llevo 179, que no son pocos y lamentablemente son de aquellos que pesan más si no están. Me va a costar trabajo volver a ser liviana, liliana, liviana, o como se diga...

Feliz Nada. Sed vosotros mismos. Que la vida es frágil, la naturaleza aleatoria y el destino caprichoso. Mirad a los ojos y si me permitís dar un consejo: dejad de tener miedo a las emociones propias y ajenas. Son la sal y el sentido de la vida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada